martes, 13 de marzo de 2012

ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA


ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA
(Toma de protesta Consejo Directivo 2011-2014)

En el Salón “General Manuel Álvarez”, ubicado en el interior de la Presidencia Municipal de Colima, Estado de Colima, siendo las 12:00 (doce) horas del sábado 05 (cinco) de marzo de 2011 (dos mil once), previa convocatoria, que se anexa a la presente, registraron su asistencia 15 (quince) de los 18 (dieciocho) socios activos y permanentes de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, para celebrar su sesión ordinaria para la toma de protesta estatutaria del Consejo Directivo electo para el período 2011 – 2014, misma que se desarrollo con el siguiente orden del día.

1.     Registro de asistencia y  comprobación del quórum;
2.     Instalación de la Asamblea;
3.     Palabras del Profr. Roberto George Gallardo
       Presidente saliente del Consejo Directivo;
4.     Entrega de Constancias de acreditación de nuevos asociados;
5.     Toma de Protesta al Consejo Directivo 2011 – 2014;
6.     Mensaje del Profr. Abelardo Ahumada González
       Presidente del Consejo Directivo 2011 – 2014;
7.     Entrega de reconocimiento; y
8.     Clausura.

Con la representación del Lic. Mario Anguiano Moreno, Gobernador del estado asistió el Licenciado Rubén Pérez Anguiano, Secretario de Cultura del Gobierno del Estado. El Profesor Oscar Luis Verduzco Moreno, Secretario del Ayuntamiento de Colima representó al Licenciado Ignacio Peralta Sánchez, Presidente Municipal de Colima. También nos acompañó el secretario de Educación del Gobierno del Estado Profesor Federico Rangel Lozano.

En cumplimiento del primer punto del orden del día registraron su asistencia Noé Guerra Pimentel (Armería), Miguel Chávez Michel (Armería), José Abelardo Ahumada González (Colima), Rubén Jaime Valencia Salazar (Comala), Rubén Velásquez Santana (Comala); Roberto George Gallardo (Coquimatlán), Antonio Magaña Tejeda (Cuauhtémoc), Arturo Navarro Iñiguez (Quesería), Manuel Mariscal Olivares (Ixtlahuacán), Héctor Manuel Mancilla Figueroa (Minatitlán), Teófilo Jesús Cervantes Pizano (Tecomán), Salvador Olvera Cruz (Villa de Álvarez), Juan Delgado Barreda (Villa de Álvarez), Rafael Tortajada Rodríguez (Congreso del Estado)y Rogelio Pizano Sandoval (Universidad de Colima). Justificaron su inasistencia los compañeros José Salazar Aviña (Tecomán) y Horacio Archundia Guevara (Manzanillo).

Comprobado el quórum la asamblea fue legalmente instalada por el Presidente Roberto George Gallardo, a las 12:30 (doce horas con treinta minutos) del día de su fecha.



En desahogo del tercer punto del Orden del día, el Presidente Roberto George Gallardo procedió a informar de las actividades realizadas y coordinadas durante el período 2008 – 2011, concluyendo su intervención agradeciendo a los compañeros cronistas la confianza depositada en su persona para coordinar las actividades de nuestro colectivo.

Acto seguido, el Presidente Roberto George Gallardo hizo entrega de las constancias que los acreditan como nuevos asociados a los compañeros Rubén Jaime Valencia Salazar (Comala), Salvador Olvera Cruz (Villa de Álvarez) y Teófilo Jesús Cervantes Pizano (Tecomán).

En descargo del quinto punto del Orden del día, el Lic. Rubén Pérez Anguiano, Secretario de Cultura del Gobierno del Estado, con la representación del Sr. Gobernador, procedió a tomar la protesta estatutaria a los integrantes del Consejo Directivo electo para el período 2011-2014 en los siguientes términos: “¿Protestan ustedes, cumplir y hacer cumplir los Estatutos que rigen la vida interna de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, Asociación Civil, desempeñando con patriotismo, lealtad y fraternal armonía, los cargos para los que han sido electos?, a lo que los interpelados contestaron: ¡Sí protesto!. A lo anterior el Secretario de Cultura concluyó su intervención con las siguientes palabras: “Si así lo hicieren, que la sociedad y sus compañeros se los premien, y si no, que se los demanden..”.

El Consejo Directivo que rindió la protesta estatutaria en comento quedó integrado en la siguiente forma:

Presidente:               Abelardo Ahumada González (Colima)
Secretario:                Miguel Chávez Michel (Armería)
Tesorero:                   Rubén Jaime Valencia Salazar (Comala)
Primer Vocal:           Horacio Archundia Guevara (Manzanillo)
Segundo Vocal:      Salvador Olvera Cruz (Villa de Álvarez)
Tercer vocal:             Héctor Manuel Mancilla Figueroa (Minatitlán)

Comisión de Honor y Justicia:

Presidente:               Roberto George Gallardo (Ex Presidente 2008-2011)
Secretario:                Noé Guerra Pimentel (Ex Presidente 2001-2006)
Vocal:                         Juan Delgado Barreda (Ex Presidente 1996-2001).

A continuación el nuevo Presidente Abelardo Ahumada González, después de saludar a todos los presentes,  pronunció las siguientes palabras:

“…El tiempo es un factor inherente a la dinámica universal  enmarcado en la dualidad del espacio-tiempo, que se caracteriza por ser inacabable, y por ocurrir encima o al margen de cuantas conciencias hubiere para detectarlo, primero, y para medirlo, después.

Pero la noción del tiempo, que para nosotros podría parecer una noción clara y sencilla, ni es simple, ni es clara, ni es fácil de explicar o de definir porque ¿qué es en realidad el tiempo?

Muchos de los más grandes filósofos se han devanado los sesos ante esta pregunta y se suelen quedar con la idea de que el tiempo es la duración de los procesos, pero ¿es eso el tiempo?

No, definitivamente no, porque la duración de algo sólo puede ser vista, percibida y aún medida por una conciencia, y sólo, también, durante períodos relativamente cortos. En tanto que  el tiempo, si verdaderamente pudiera ser descrito, ocurre, como dije, independientemente de que alguien lo perciba o no, y necesariamente involucra o abarca, no la duración de un solo proceso (o de una serie de procesos), sino al transcurrir del todo. De ese TODO que no es, en definitiva, este mundo diminuto  en el que habitamos, sino el Universo del que hasta las más grandes galaxias son una pequeña parte.

El calendario y las unidades de medición.

Pese al difícil problema que implica, pues, la definición del tiempo, o abrumados tal vez por eso mismo, nuestros ancestros decidieron atenerse a lo que veían; simplificaron las cosas; se quedaron con la idea de que “el tiempo es la duración” y, para entenderse, fueron estableciendo acuerdos mediante los que pretendían medir, cada uno en sus circunstancias, la duración de sus procesos, tomando al día y a la noche como una primera referencia, o como una primera unidad de medición; hasta que lograron forjar sus calendarios.

Para un mejor y posterior entendimiento, el día fue subdividido en unidades menores para formar lo que hoy son las horas, los minutos, los segundos y los nanosegundos, o reunido “en manojos de días”, como decían los aztecas, para formar lo que hoy son las semanas, los meses, los años y los siglos. Todo eso fijándose muy claramente en ciertos eventos que ante sus ojos se repetían: como el periodo de luz y de oscuridad; el movimiento aparente del Sol; el ciclo lunar; la posición de los astros en la esfera celeste; el repliegue o llegada de las lluvias; los días de la floración en ciertas plantas regionales o la reaparición de algunas enfermedades que no siempre se hacían presentes.

De tal modo que si hoy hablamos del tiempo, y tenemos a nuestra disposición  instrumentos precisos con los que pretendemos medirlo; todo ello se debe a que muchísimo antes que nosotros hubo miles de hombres que observaron todo lo que ocurría en su derredor y comenzaron a tomar conciencia del acontecer, de que había eventos que iniciaban y terminaban en lapsos diferentes, y a eso le llamaron la duración.

Con el transcurrir de períodos de luz y de sombra, o de temporadas alternas de fríos y calores, lograron organizar una relación más plena con su entorno, a saber por ejemplo cuándo debían emigrar, iniciar una cacería o trabajar en la recolecta de ciertas semillas y, comenzaron a registrar también, por lo pronto nada más en sus memorias, lo más importante de lo que iban sabiendo, para transmitirlo por tradición oral a sus descendientes. Habiendo sido ellos, los más memoriosos, los primeros sabios e incluso cronistas de que se tienen antecedentes.

Pero como muchos de aquellos hombres notaron después que se memoria les fallaba y que sus conocimientos corrían el riesgo de perderse para siempre, buscaron el modo de hacer perdurar sus observaciones y, poco a poco, valiéndose de puntas de flecha, de piedras afiladas o de simples carbones o piedras de cal que se fueron encontrando, comenzaron a dibujar en sus pieles, en sus instrumentos, en las piedras que les servían como protección o en las paredes de las cavernas que les servían de morada, e  inventaron así, acaso sin proponérselo, la escritura pictográfica, base verdadera de la escritura actual. Y comenzaron, por ende, a aparecer los primeros pintores-cronistas.

El mural del Maestro Portillo

El arte rupestre evolucionó después hacia los colores y los tintes, y a trazar cada vez más definidas y estilizadas formas, hasta tomar el dibujo y la escritura dos derroteros distintos. Pero ni los pintores ni los dibujantes han dejado nunca de narrar historias con sus trazos, ni los diferentes tipos de escribas o cronistas a dibujar o pintar también mediante retratos hablados y descripciones.

Y yo escogí comentar todo esto ante ustedes en este auditorio municipal, porque aquí está este precioso mural, pintado por nuestro finísimo amigo, el maestro Gabriel Portillo del Toro, hace más de una década, que es una prueba palpable de todo lo que les he dicho. Una completa síntesis visual de lo que les acabo de referir:

Si ustedes lo observan notarán que, exceptuando la firma del autor y el año en que fue pintado, en el mural no hay ninguna otra palabra escrita, pero hay muchas historias que se pueden deducir de los paisajes y de los personajes que muestra. Relatos completos, enteros y significativos que casi todos los espectadores podrán fácilmente entender con una sola mirada, y con muchísimo más razón y profundidad aquellos que tienen o conocen las claves para interpretarlo. Miremos por qué:

En el centro, dominando la esfera celeste y marcando con su reloj de arena el pulso del mundo, está el poderoso Cronos, el dios griego representando al tiempo, y estableciendo los lapsos inevitables del vivir y el morir evidenciados por la rosa y la calavera.

A partir de ese mensaje central (y con connotaciones de índole universal que aluden a Grecia: “la gran maestra de la humanidad”) el maestro Portillo nos habla del devenir propio de nuestro terruño, perfectamente señalado por los volcanes en el ángulo superior izquierdo, y por la forma de una mujer morena de turgentes formas que representa a nuestra naturaleza pródiga ofreciéndonos una mazorca como fruto de su amor.

Poniendo un pie en ella, para resaltar su origen de hombre nativo, aparece un indio colimeca  mostrando a uno de los conquistadores hispanos la belleza y la prodigalidad de esta tierra, ante un Gonzalo de Sandoval sedente, pero portando todavía una armadura, como para indicar su disposición a pactar la paz y terminar el enfrentamiento, que se trasluce en las armas depuestas de los dos contendientes.

En la parte que para nosotros queda a la derecha del mural, pero a la izquierda del dios, nos encontramos con que el pintor-narrador nos está hablando de un más fructífero periodo de paz y de trabajo, ejemplificado mediante el matrimonio católico de un español y una india, junto a la figura también sedente del capitán Francisco Cortés, portando un bastón de mando pero investido ya con un ropaje civil; aunque sin soslayar el papel dominante del español y del criollo, manifiestos en el avasallamiento del indio labriego, su proveedor forzado, que igualmente, al obedecer los mandatos de sus nuevos e inevitables amos, enriqueció sus procesos labrantíos para generar la agricultura mestiza.

Y repito que quise estar esta tarde aquí, no sólo porque a las autoridades municipales de Colima se les ocurrió darme, hace ya casi 10 años (el 20 de marzo de 2001), la muy honrosa y grata responsabilidad de registrar la historia de nuestro pueblo, sino porque este mural que vemos nos dice cómo han de hacerse las cosas, pintándolas nosotros con letras, describiéndolas con palabras, coloreándolas con adjetivos, enriqueciéndolas con fechas y acotaciones.

Entiendo que desde que el hombre tomó conciencia de ser un ser que sabe (un homo sapiens), comenzó a experimentar en su interior el casi inexplicable afán de no sólo buscar y tratar de dar explicaciones de todo cuanto acontece, sino de dejar asimismo un registro de cuanto ha hecho y podido asimilar en esos afanes, convirtiéndose cada uno en cronista de su propia vida, y en el narrador de su propia historia.

Entiendo asimismo que aunque todo eso no pasará de ser, a la postre, como lo advirtió el autor del Eclesiastés, en Israel, o como lo pensó Netzahualcóyotl, en Texcoco, más que un vano afán, porque hemos de morir, una gran parte de ese quehacer tiene también su sustento, y se explica por la pretensión que tenemos todos de trascender un poco más allá de nosotros , dejando un rastro de lo que fuimos como individuos y de la sociedad que nos vio nacer y desarrollarnos. Siendo este el rasgo el que, siendo percibido por los demás como muy acentuado en unos, les posibilitó el ser escogidos por sus congéneres para darles la muy honrosa comisión de registrar, como dije, al menos una parte del acontecer, al menos una parte de las acciones de quienes viven o vivieron en un ámbito equis. Un ámbito como podría ser el nuestro, de carácter municipal.

Pero como el acontecer es tan vasto, las limitaciones individuales son tantas y el trabajo del cronista suele ser muy solitario, los cronistas que nos antecedieron sintieron la necesidad de agruparse y, un buen día de 1997 constituyeron la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, para “comunicarse experiencias e intercambiar conocimientos; para luchar por la difusión y la promoción de la investigación histórica; por la conservación de las fuentes, los documentos y los fondos bibliográficos, y para asesorar, cuando se les requiriera, a las autoridades competentes en la conservación del patrimonio cultural”. Como se afirma en los Estatutos de la ACPCEC.

Hoy, a poco más de 14 años de su fundación, mis compañeros me han dado la responsabilidad de presidirla y de encausar los trabajos de todos en beneficio de la sociedad colimota. Les agradezco infinito la encomienda que me han dado, y me comprometo ante todos ustedes, testigos de calidad, a realizar mi mejor esfuerzo para que la asociación cumpla con sus propósitos definidos y registre y publique los rasgos más importantes de nuestro acontecer local. No sin antes agradecer también a nuestro presidente municipal, Lic. Ignacio Peralta Sánchez, primero la ratificación que me dio para continuar desempeñando aquí esta tarea, y segundo por recibirnos hoy en plan de anfitrión. Y no sin antes agradecer, también, la presencia tan grata y tan solidaria de todos los paisanos y amigos que, siendo sábado, día de relax, decidieron dejar su descanso para venir esta tarde a acompañarnos…”

Para cumplimentar el séptimo punto del Orden del Día, a solicitud del Presidente Abelardo Ahumada González el Secretario General Miguel Chávez Michel procedió a dar lectura a un reconocimiento que a la letra dice: “Por acuerdo unánime, los Cronistas Asociados del Estado de Colima otorgan el presente Reconocimiento al Cronista y Consocio Roberto George Gallardo, por sus aportaciones y destacada labor como Presidente de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado De Colima, A.C., durante el período 2008 – 2011 Dado en la ciudad de Colima, Col. A los 5 días del mes de marzo de 2011. Respetuosamente, Abelardo Ahumada González, Presidente. Miguel Chávez Michel, Secretario. Rubén Jaime Valencia Salazar, Tesorero.

Siendo las 14:00 (catorce) horas del día de su fecha, a petición del Presidente Abelardo Ahumada González, el Profesor Oscar Luis Verduzco Moreno, Secretario del Ayuntamiento de Colima y representante del Sr. Presidente Municipal procedió a clausurar los trabajos de la Asamblea General Ordinaria.

Firman para constancia los Presidentes y Secretario Generales entrantes y salientes.




Roberto George Gallardo
Presidente Saliente
Abelardo Ahumada González
Presidente Entrante



Rafael Tortajada Rodríguez
Secretario Saliente
Miguel Chávez Michel
Secretario Entrante

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cargos de la Mesa Directiva Periodo 2017 - 2019

Directorio de la Asociación de Cronistas del Estado de Colima


Presidente José Salazar Aviña

Secretario
Marco Antonio Romero Cárdenas

Tesorero
Arturo Navarro Iñiguez

Consejo de Vigilancia:

Presidente Héctor Manuel mancilla Figueroa

Primer Vocal Salvador Olvera Cruz

Segundo Vocal Cesar Alejandro Guerrero Ramírez


Comisión de Honor y Justicia:

Presidente José Abelardo Ahumada González

Primer Vocal Roberto George Gallardo

Segundo Vocal Miguel Chávez Michel


Comisión Editorial y José Abelardo Ahumada González
de Eventos.

Encargado del blog José Salazar Aviña