miércoles, 4 de abril de 2012

CRONICA EN IMÁGENES Y ALGUNAS PALABRAS

JOSÉ Salazar Aviña

El pasado domingo 25 de este tan vilipendiado año de 2012, salí de mi casa para ir a cumplir algo más que un compromiso, atender y recibir a mis amigos los cronistas de Colima en nuestra reunión ordinaria que se lleva a cabo de manera inalterada cada mes en cada uno de los municipios de nuestra entidad por la asociación de cronistas, así y por riguroso orden alfabético nos correspondió a Tecomán la tan esperada visita de los colegas, así como la sesión ordinaria del mes de marzo.

A esta hora fue rápido el traslado de la colonia El Chamizal al centro de la ciudad. Al llegar al portal Caxitlán, en la esquina de las calles 20 de noviembre con el andador 18 de julio nos encontramos con la entrada al segundo piso y allí está el restaurante llamado La rana rosa. Costó trabajo subir las escaleras pero valió la pena, la vista desde ahí es magnífica, se disfruta una perfecta panorámica de la zona centro. 


El jardín Hidalgo y al fondo la presidencia municipal.


Saludé al profesor Antonio Magaña Tejeda y su esposa Lupita, quienes de forma cumplida llegaron un poco antes de la hora, ya se encontraban disfrutando de una aromática tasa de café recién preparado, nuestro amigo Teófilo Cervantes Pizano, el cronista oficial de Tecomán, ya había pasado revista y encontró todo en orden por lo que salió unos pocos minutos a terminar algunos pendientes menores.

La plática entre Alicia y Lupita no se hizo esperar, el amigo Toño nos rememoró sus años de trabajo en el viejo y casi olvidado Tecomán de los años setentas. 

Pianista y compositor Héctor Daniel Rincón Cantero.

Ya estaba listo Héctor Daniel Rincón Cantero, joven promesa musical de Tecomán y su piano eléctrico que inició los acordes de su producción musical. 



Fueron llegando los cronistas incluidos nuestro presidente Abelardo Ahumada González y se inicio el desayuno, nos deleitamos con un platillo regional a las notas pianísticas de Héctor Daniel. Intervinieron varios compañeros asi como nuestro invitado especial, el Ing. Eduardo Gutiérrez Navarrete, nuestro amigo Lalo, quien nos explicó algunos de los criterios que habían servido para llevar a cabo lo que hoy se conoce como la remodelación de la zona centro de la capital municipal. Hubo varias preguntas de los consocios que Lalo respondió de forma atinada y profesional. Para finalizar su intervención obsequia al presidente de nuestra agrupación algunas publicaciones que se realizaron en el sexenio anterior cuando fungía como Secretario de Desarrollo Urbano del gobierno del estado de Colima, y nos comentó que al término del desayuno entregaría publicaciones a cada uno de los cronistas, cosa que fue aplaudida no solo por la generosidad sino como insumo de primera categoría para el conocimiento del tema ya tratado. 

Los cronistas en pleno convivio

Olga y Alicia en su propuesta.

Ing. Tortajada haciendo uso de la voz, atentos Toño Magaña y José Manuel Mariscal..

Crnoista de Tecomán Teófilo Cervantes Pizano.


Lalo Gutiérrez y Abelardo Ahumada.
Humberto Muñiz y Sergio Medina
Gabriel Velazco y Miguel Chávez.

Eduardo Gutiérrez en la explicación al grupo.

Atentas las damas.

Explicación de Eduardo al grupo.

Es de resaltar la presencia del Oficial Mayor de la comuna Tecomense el Lic. Sergio Martín Medina Cruz, quien departió el momento de convivencia. Para finalizar las intervenciones de los socios y al final el Lic. Gabriel Velasco Larios, quien a modo de saludo nos dijo que se “consideraba un invitado fortuito y agradeció el lugar para ese desayuno memorable con los cronistas.
Bajamos e iniciamos el recorrido y nuestro amigo Eduardo nos explicó en el lugar, los criterios del proyecto de remodelación de la zona centro, incluidos los portales y el uso comercial y futuro de esta atractiva obra para la ciudad.


De ahí el cronista del municipio nuestro amigo Teófilo, nos guio hasta el templo del santo patrono de Tecomán, santo Santiago o como lo refería el padre Florentino Vázquez Lara Centeno, San Tiago. En el recorrido apreciamos dos de las figuras religiosas iconográficas del santuario, el cristo de Valenzuela y a la imagen de la virgen de la Candelaria, actual santa patrona del pueblo Santiago Tecomán. 

Puerta principal de Santo Santiago.

Bonita vista del vitral.

Teófilo en la explicación de la visita.

Cristo de Valenzuela.

Santo Santiago el patrón del pueblo Santiago Tecomán.
Virgen de la Candelaria.

Pasamos a un lugar construido ex profeso para el reposo de los fieles difuntos de esta cofradía, la cripta. Al pasar por ese lugar nos conmovió la presencia de nuestro ya desaparecido y recordado Roberto Urzúa Orozco, quien fuera además párroco de este lugar y protector del archivo parroquial de Caxitlán, historiador e impulsor de las causas nobles, así como a muchas personas conocidas más, les recordamos con afecto y dirigimos un pensamiento de agradecimiento por lo que hicieron por este valle. 


Amigo Roberto Urzúa

Primera sección

Segunda sección.






Registro de ARGENA

A solo unos pasos ingresamos en la notaría parroquial desde donde hace frente a la problemática el Pbro. Refugio Ramírez y ya para la gente del lugar el padre Cuco, quien no pudo estar presente como era su deseo y nos atendió diligentemente su secretario Luis Ríos y desde luego Teófilo, quienes con las medidas de seguridad correspondiente nos mostraron el archivo, el tesoro de ARCAPAXI (archivo parroquial). Ahí en viejos cuadernos, varios de piel, se encierra la historia de un pueblo hoy desaparecido en la bruma del tiempo, san Francisco Caxitlán, testigo de aquella primera fundación de la villa de Coliman. 



Viejos libros de la parroquia de Caxitlán.


Visita de los cronistas al archivo notarial de la parroquia.

Miguel Chávez dio fe.


Dejamos la parroquia y de ahí cruzamos el jardín Hidalgo a la parte poniente donde se encuentra la estatua del libertador mismo. En un hemiciclo que presenta abierto hacia el poniente se encuentra en bajorrelieve, la historia del valle de Tecoman y al centro la estatua del libertador, del padre de la patria, de Don Miguel Hidalgo y Costilla quien se encuentra en tamaño natural y en actitud de arenga y llamado a la lucha. Pasamos al frente de la presidencia municipal y nos tomamos la fotografía de rigor. 



Foto del recuerdo.


El edificio se encuentra remodelado y la fisonomía se encuentra adaptada al tema de la intervención arquitectónica, pasamos por su entrada principal y nos dirigimos a la escalera de ingreso a las oficinas del presidente. En el primer descanso nos encontramos de lleno con una pintura mural realizado por el maestro Gabriel Portillo del Toro, famoso pintor colimense que en 1991 hiciera esta obra a petición del presidente municipal Ing. Enrique Alcocer Acevedo. Es una alegoría a la misma historia desde la conquista y dominación española, hasta el desarrollo de la industrialización del valle, los colores resaltan y las figuras cobran vida en un mosaico que impacta a la vista. 


Mural del maestro Gabriel Portillo.


Terminando nos fuimos a la sesión de nuestro colectivo, en la misma rana rosa, mientras las damas acompañantes se refrescaban del bochorno del incipiente verano, caray si estamos apenas en primavera y ya vemos los efectos del publicitado cambio climático. 



En espera del termino de la sesión.

Trabajamos en informes y propuestas para consolidar el trabajo que se le ha impreso a nuestra asociación, con dinamismo y atingencia Abelardo dirigió la sesión. Terminado nuestro concilio ordinario nos fuimos a la parte mas agradable, porque en este recorrido por la geografía municipal siempre nos sorprende la comida, que variada en todos los términos nos enseña de manera permanente la bondad de nuestra tierra y es además la explicación más transparente de la permanencia de muchísimos hermanos mexicanos que su origen muchas veces lejano, encontraron en nuestro terruño el lugar definitivo para vivir su plenitud. 



La sesión en plenitud.

La mesa directiva dirigiendo la sesión mensual.

Entrega de un reconocimiento pendiente


Las antiguas salinas del Real de San Pantaleón nos reciben y a poca distancia de haber tomado el camino a la mano derecha nos topamos con una enramada que a la vera del camino nos muestra una gran fotografía de la mismísima dueña del restaurante “Sobre las olas”, la señora Martha Villanueva, quien personalmente salió de la amplísima cocina y nos dio la bienvenida, quizás es que alcanzo a divisar a Gabriel Velazco, viejo conocido, quizás la misma presencia de los cronistas. El caso es que inició el convivio y disfrute de la comida ofrecida por el presidente municipal, Ing. Saúl Magaña Madrigal, que al no acompañarnos estuvo representado por el Oficial Mayor de la comuna. 










Al calor de los platillos y del mediodía se acercó un señor de edad, ataviado de riguroso negro mariachi, el famoso Charro Negro, y nos deleitó con música enlatada dominada por un dispositivo portátil y un amplificador y que por su potente voz no necesitó micrófonos, una a una se fueron desgranando las tradicionales canciones mexicanas hasta llegar al corrido muy conocido del perro negro que dio muerte a Don Julián allá por la Piedad.

Casi al cuarto para las doce, como se dice aún, llegó nuestro amigo Noé Guerra Pimentel para casi acabar la comida. Así terminó nuestra aventura por estas tierras de Tecomán, la otrora capital mundial del limón y primera villa española formada en estos términos y que próximamente el 25 de julio, conmemoraremos los 589 años de la fundación.



El oficial Mayor y dos cronistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cargos de la Mesa Directiva Periodo 2017 - 2019

Directorio de la Asociación de Cronistas del Estado de Colima


Presidente José Salazar Aviña

Secretario
Marco Antonio Romero Cárdenas

Tesorero
Arturo Navarro Iñiguez

Consejo de Vigilancia:

Presidente Héctor Manuel mancilla Figueroa

Primer Vocal Salvador Olvera Cruz

Segundo Vocal Cesar Alejandro Guerrero Ramírez


Comisión de Honor y Justicia:

Presidente José Abelardo Ahumada González

Primer Vocal Roberto George Gallardo

Segundo Vocal Miguel Chávez Michel


Comisión Editorial y José Abelardo Ahumada González
de Eventos.

Encargado del blog José Salazar Aviña